Redshift GPU render

Entonces te das cuenta de que tu CPU se ha hecho viejita, y que el nivel de render que deseas con esos nuevos algoritmos de iluminación global super-realistas se alejan de tí proporcionalmente a las horas de procesamiento de cada frame.

Piensas, ok, renderfarms! pero no todos los clientes te van a pagar por el servicio. Si es verdad que seguiran siendo indispensables para algunos trabajos, sobre todo en renders de Mantra de Houdini, que es CPU y siempre lo será.

Oyes de la nueva tecnología: renders a través de la GPU, y te avientas: una buena tarjeta gráfica (GTX-1060 8Gb) y una software de render que aproveche la potencia de tu nuevo hijito: en mi caso Redshift para Houdini. En total 800 eureles de inversión.

Velocidad, velocidad! una pequeña sonrisa, ésto funciona; los renders optimizados y con una buena calidad (suficiente) con motion blur, DOF, GI brute force.. 20 segundos por frame. Hablando de animaciones donde claro está no necesitamos una calidad abosluta en cuestión de ruido en zonas oscuras, o detalles super-definidos, pero genial, cambio brutal.

Contras: mi equipo Xeon de hace 6 años hace de cuello de botella y la GPU sólo en frames exigentes llega al 90%, normalmente sólo al 75%.

Frames con poca iluminación: aumentar los samples, iluminación global y los tiempos de render se disparan… hablamos ya de 40-50 segundos por frame a una calidad “normalita”.

Integración con Houdini: los materiales de Redshift son potentes pero escasos; ojala integren los materiales de Mantra, porque eso sería una re-vo-lu-ción.

GTX-1060: se queda algo cortita, la verdad, no es SLI, pero de todas maneras éstos renders (Redshift, Octane), no permiten ese tipo de configuraciones

Pros: rápido,fácil de configurar, integración con el IPR, puedes ver en tiempo real modificaciones de la escena, no sólo de materiales o iluminación sino de deformación de mallas, por ejemplo.

Puede utilizar la memoria virtual para almacenar escenas grandes de millones de polígonos, sin la limitación de la memoria de la GPU.

Siguiente paso: más hardware!